Negligencia medica » En el diagnostico» Indemnización por negligencia médica sufrida por retraso en el diagnostico

Indemnización por negligencia médica sufrida por retraso en el diagnostico

Indemnización por negligencia médica sufrida por retraso en el diagnostico.

Uno de los supuestos mas claros de indemnizacion en caso de negligencia medica viene derivado por los retrasos en emitir el diagnostico de su enfermedad

Del error en el diagnostico , o de un diagnostico equivocado puede devenir cualquier tipo de secuela que genere la incapacidad permanente parcial, total, absoluta o gran invalidez o incluso, la propia muerte

Indemnizacion por negligencia medica consecuencia de error o retraso en el diagnostico
Indemnizacion por negligencia medica derivada de error o retraso en el diagnostico


Estos retrasos o errores en diagnostico son especialmente graves y frecuentes en tratamientos de tipo cancerigeno

Sirva como ejemplo la exposicion a tal efecto recogida en la sentencia 00188/2005 de la Audiencia Provincial de Madrid relativa al recurso que una paciente realiza para demandar la indemnización por los daños sufridos al no realizarse una prueba que un profesional habia considerado relevante para el diagnostico de su enfermedad, del tenor:


“ La parte apelante recurre la sentencia dictada en la instancia formulando cinco motivos que en esencia gravitan sobre una única consideración: el retraso en el diagnóstico de la dolencia padecida por la actora no aplicando el médico codemandado todos los medios diagnósticos que prescribía en su momento la "lex artis ad hoc" en supuestos similares ya establecidos científicamente, ni agotando por tanto todas las posibilidades en definitiva de diagnóstico previo o precoz del cáncer de mama que finalmente sufría la paciente, con las consecuencias que hace derivar de tal consideración.

SEGUNDO.- Tal y como pone de relieve la jurisprudencia, la exigencia de la responsabilidad civil dentro del ejercicio de las profesiones sanitarias tanto del ámbito contractual como extracontractual se enmarca en lo que se denomina una obligación de medios y no de resultado, exigiéndose el desarrollo de una determinada actividad con independencia de la producción del resultado final, y es así desde el instante en que las diferentes circunstancias variables que acompañan a la ciencia médica hacen imposible poder asegurar, dentro del ámbito de las prestaciones del profesional, un resultado expreso y definitivo. La consecuencia que se desprende de esta calificación es que, en cuanto a la responsabilidad exigible al profesional sanitario actuante, la misma debe referirse necesariamente a la apreciación de un principio de culpa en esa actuación, con inobservancia de lo que se ha denominado "lex artis ad hoc", es decir, la conducta correcta y adecuada en relación a la ciencia médica y configurada y exigida por la misma, lejos por otro lado de toda posible conceptuación dentro del campo de la responsabilidad objetiva tendente a una equiparación entre todo acto médico fallido con el acto médico generador de responsabilidad civil, ( sentencias del Tribunal Supremo de 13 de julio de 1987, y 3 de diciembre de 1991 , entre otras).

TERCERO.- A la luz de la doctrina anterior la tesis que sostiene la parte apelante es la de que el retraso en la detección o diagnóstico del cáncer que sufría la paciente por parte del médico codemandado fue determinante de esa situación ulterior y de las secuelas aparecidas, y ese retraso diagnóstico viene además determinado por la no práctica o no llevar a cabo una prueba consistente en una ecografía mamaria expresamente recomendada por el radiólogo en el momento de la realización de una mamografía en junio de 1999, lo que implicaría como se ha adelantado el incumplimiento culpable de la "lex artis ad hoc" reconocida científicamente para el presente caso. Por los demandados, y esta es la tesis que recoge la sentencia impugnada, se mantiene sin embargo que la actuación del médico codemandado fue correcta en el momento en que se detecta en la mamografía un "nódulo dudoso", con el que no tendría relación el cáncer detectado posteriormente, y además que las consecuencias tanto quirúrgicas como en general personales sufridas por la paciente se habrían producido en todo caso.
CUARTO.- La conclusión a la que llega la sentencia combatida no puede ser aceptada partiendo del propio contenido de las pruebas practicadas y obrantes en autos, así del dictámen pericial realizado por el Doctor Bernardo se deduce que debió seguirse la recomendación del radiólogo Doctor Gabriel en orden a la práctica de una ecografía complementaria ante la detección en junio de 1999 del ya reseñado "nódulo dudoso", con una clara relación entre la negación de la exploración complementaria y el diagnóstico tardío del cáncer. Del mismo modo en su declaración prestada en el acto del juicio tanto el especialista en oncologíaDoctor Mauricio , como el Doctor Jose Antonio , ponen de relieve la importancia de la detección precoz del cáncer en relación al tratamiento y consecuencias posteriores, admitiendo en todo caso la pertinencia de exploraciones complementarias si bien sin poder asegurar el resultado de las mismas. En concreto el Doctor Jose Antonio pone de relieve incluso la alta patología de la mama de la paciente dada su composición, lo que determina un riesgo mayor y por tanto una necesidad de extremar todas las medidas posibles de detección precoz o preventiva del cáncer en cuestión. La parte demandante acredita así el retraso en el diagnóstico, la pertinencia de la práctica de pruebas complementarias en su momento siguiendo las recomendaciones del primer radiólogo, la más que posible incidencia en el resultado posterior de tal omisión, y del mismo modo la altamente posible coincidencia entre el "nódulo dudoso" detectado en 1999 y el cáncer del que fue intervenida la paciente catorce meses después, aún con todas las reservas posibles en orden a tal conclusión. Frente a ello la parte demandada sólo plantea una serie de conjeturas sin apoyo probatorio suficiente, teniendo además muyen cuenta aquí la doctrina de la facilidad probatoria, de tal modo que sería el profesional sanitario y la entidad aseguradora los que tendrían en su poder las mayores posibilidades técnicas y científicas de acreditar la falta plena y nítida de relación entre el nódulo detectado y el cáncer posterior, y del mismo modo la no incidencia de la falta de pruebas diagnósticas complementarias en el mismo resultado

Sobre la base de dichos argumentos se da la razon a la pretension a la apelante reconociendo que se ha producido la negligencia médica por retraso en el diagnostico de su cancer de mama.

Si cree que ha sido victima de una negligencia médica producida por un retraso en el diagnostico, o un diagnóstico equivocado cuando habia elementos para que no fuera tal. , no dude en llamar al 902 877 807 o rellene el formulario adjunto y nos pondremos en contacto con ustedes a la mayor brevedad para que nuestros peritos médicos determinen si ha sido victima de una negligencia médica y de que indemnización se puede reclamar por los daños y perjuicios que usted haya podido sufrir.

¿Qué quieres hacer?

Ver otros

  • Indemnización por negligencia médica sufrida por retraso en el diagnostico
    Indemnización por negligencia médica sufrida por retraso en el diagnostico
    En el diagnostico
  • Negligencia médica  por error de diagnostico en una infección urinaria
    Negligencia médica por error de diagnostico en una infección urinaria
    En el diagnostico